Propuesta #3

Violencia contra las mujeres: protección desde la primera alerta

Para bajar de manera drástica la tasa de femicidios y proteger a las mujeres que son víctimas de violencia, vamos a actuar en cinco grandes líneas:

  1. Investigación automática desde la primera denuncia, para que la Justicia esté obligada a investigar su caso apenas una mujer hace la denuncia en una comisaría y no tenga que denunciar dos veces.
  2. Cualquiera podrá denunciar. Para que eso sea posible vamos a transformar las denuncias por violencia de género en denuncias de “instancia pública”, como ya son las de abuso infantil.
  3. Centralización de la información. Vamos a crear un sistema de información nacional para todas las denuncias de violencia de género que recibe el Estado
  4. Acción desde la primera alerta y respuesta según el nivel de riesgo de cada caso.
  5. Policía preparada.

Además de estas líneas de acción diseñadas de manera específica para tratar el problema urgente de la violencia y los femicidios y mejorar la velocidad de respuesta del Estado, vamos a seguir trabajando en todas las causas estructurales de la violencia contra la mujer y la desigualdad de género, que incluyen las dimensiones económica, cultural y social. (acá podés leer sobre el Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos y el Plan de Acción de Femicidios del INAM, que ya están funcionando).

Por qué

Queremos una sociedad con igualdad de género, en la que las mujeres tengan autonomía y se sientan seguras, sin obstáculos económicos ni culturales para vivir en paz y libertad. Un objetivo urgente de este camino es erradicar la violencia contra la mujer, para el cual el Estado tiene mucho para contribuir. Queremos un Estado con capacidad de acción inmediata, que pueda prevenir los femicidios y proteger a las mujeres que están en situaciones violentas.

 

Qué hicimos

Esta propuesta es posible hoy porque durante estos cuatro años avanzamos en políticas públicas destinadas a erradicar la violencia contra la mujer. Recuperamos las estadísticas criminales y publicamos con el INDEC las primeras estadísticas oficiales sobre denuncias de violencia de género. Abordamos el problema de la violencia contra la mujer en general y el femicidio en particular desde los tres ejes estructurales que explican la desigualdad de género: la dependencia económica, los obstáculos culturales y sociales que enfrentan las mujeres y la falta de acceso a cargos de poder y decisión. Estos planes de acción, que eran una deuda del Estado Nacional desde 2009, fueron las primeras herramientas para garantizarles a todas las mujeres del país el acceso a atención y contención frente a situaciones de violencia.

 

Qué vamos a hacer

  1. Investigación automática desde la primera denuncia. Vamos a hacer que las mujeres ya no tengan que denunciar dos veces (primero en la comisaría, después en la justicia) para que la Justicia esté obligada a investigar su caso.
  2. Cualquiera podrá denunciar. Además, ya no será sólo la víctima la que pueda denunciar. También podrán hacerlo una madre preocupada por la relación de su hija con el novio o una mujer que conoce la violencia contra una amiga suya. Para que eso sea posible vamos a transformar las denuncias por violencia de género en denuncias de “instancia pública”, como ya son las de abuso infantil. Hoy mismo (2/10) el presidente mandó el proyecto de ley al Congreso.
  3. Centralización de la información. Vamos a crear un sistema de información nacional para todas las denuncias de violencia de género que recibe el Estado. Va a reunir las alertas que lleguen a la línea 144, las denuncias que entren por el 911 y las comisarías y cruzar datos con otros organismos para hacer un seguimiento de cada caso, víctima y agresor.
  4. Acción desde la primera alerta. Con esta información vamos a poder proteger a las mujeres desde el primer momento y dar una respuesta según el nivel de riesgo que asigne el sistema a cada caso: desde visitas periódicas de un tutor hasta un pedido de restricción para el agresor y tobillera, pasando por la vigilancia del domicilio de la víctima, traslados y contactos periódicos con su grupo de apoyo.
  5. Policía preparada. Vamos a seguir capacitando en materia de violencia de género. Queremos que todas las comisarías y todos los operadores del sistema penal tengan capacidad de responder de forma integral e inmediata cuando una mujer necesita ayuda.